Trauma y Memoria en La Teta Asustada

For the English version, click here

Sinopsis

La Teta Asustada (2009) cuenta la historia de Fausta, una joven que sufre de una enfermedad que se transmite a través de la leche materna de las mujeres que han sido violadas durante el embarazo. Por ello, Fausta vive en un estado de miedo constante, pero cuando su madre muere tiene que enfrentarse a estos obstáculos para romper el ciclo.

Fujimori y el Perú Moderno

Alberto Fujimori

Durante años, Perú estuvo plagado de violencia. En las elecciones peruanas de 1990, incluso el reconocido escritor Mario Vargas Llosa se presentó como candidato de centro derecha para acabar con ella, pero fue Alberto Fujimori quien ganaría. Fujimori emprendió una “terapia de choque” de la economía peruana, un programa de austeridad que consideraba necesario para reducir la inflación y el déficit fiscal, y así alinear los precios internos con los internacionales. Como se esperaba, los precios aumentaron. Para empeorar las cosas, un brote de cólera azotó Lima, y 320.000 personas se infectaron en 1991.  En abril de 1992, organizó lo que se ha llamado un autogolpe de Estado al alinearse con los militares, suspendió la constitución y cerró el congreso, el poder judicial y los gobiernos regionales.

Debido a la presión internacional, Fujimori tuvo que convocar elecciones para un nuevo congreso con una nueva constitución que permitía la reelección de los presidentes.  Luego, en septiembre de 1992, la policía nacional capturó finalmente al líder del Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y a sus seguidores más íntimos. Con este capital político, Fujimori comenzó a privatizar ferozmente las empresas públicas, entre 1991, y 1998, la venta de empresas estatales y bonos a compradores privados ascendió a 8.650 millones de dólares. 

Toma de la residencia del embajador de Japón en Lima

Ya en 1995 había 6.872 comunidades nativas de la sierra y de la Amazonia que poseían el 32,5% de las tierras cultivables, cuando una nueva ley permitió a las comunidades campesinas vender sus tierras. En diciembre de 1996, un año después de la reelección de Fujimori, la guerrilla del MRTA capturó y ocupó la residencia oficial del embajador de Japón en Lima, tomando como rehenes a 452 personas, entre ellas el hermano de Fujimori y varios otros altos funcionarios. Tras varios meses de negociaciones, Fujimori ordenó atacar la embajada en abril de 1997. Todos los terroristas murieron y todos los rehenes fueron rescatados, salvo un hombre que murió de un ataque al corazón. Ese triunfo revitalizó su popularidad, pero no pudo hacer lo mismo con la economía. Cuando parecía que Fujimori estaba a punto de conseguir un tercer mandato, su control del poder empezó a desmoronarse. En septiembre de 2000, el público peruano vio la difusión de un vídeo robado que mostraba a Vladimiro Montesinos, jefe del Servicio de Inteligencia Nacional, sobornando a un diputado en una maniobra diseñada para ayudar a encubrir la venta de armas a la guerrilla colombiana. 

En noviembre de 2000, mientras estaba en Asia para una reunión de líderes nacionales, Fujimori desvió su viaje a Japón, donde reclamó la residencia basada en la ciudadanía japonesa de sus padres y envió por fax su carta de renuncia al Congreso. Finalmente, fue detenido en 2008 y sigue cumpliendo su condena. Poco después, Alejandro Toledo se convirtió en el primer presidente indio de Perú. Aunque la economía empezó a crecer bajo su administración, los numerosos puestos de trabajo que prometió no aparecieron y muchos peruanos se opusieron también a su cercanía al FMI. Agricultores, maestros, empleados públicos y trabajadores de la salud se declararon en huelga para exigir al gobierno aumentos salariales.

Alejandro Toledo

En junio, Toledo declaró un estado de emergencia y envió tropas para sofocar las protestas y su índice de aprobación cayó al 11% y prácticamente no se produjeron cambios. En 2006, Alan García volvió a ser elegido presidente, pero la violencia contra los indígenas no cesó. En junio de 2009, al menos 54 personas murieron en enfrentamientos en la Amazonía entre las fuerzas de seguridad y los indígenas que protestaban contra las leyes de propiedad de la tierra que abrían los recursos de petróleo y gas a las empresas extranjeras. La historia se repetía.

Aida y Fausta

Es importante saber que aunque la enfermedad “la teta asustada” pueda parecer irreal, es un fenómeno salido directamente del libro de Kimberly Theidon, Entre prójimos: El conflicto armado interno y la política de la reconciliación en el Perú. Theidon, antropóloga de Harvard, relata los casos de varias mujeres indígenas que fueron víctimas de violaciones en Perú durante el conflicto. Algunas víctimas quedaron embarazadas durante la agresión y empezaron a creer que transmitían el mal de su propia némesis a través de la macharisca ñuñu (pecho triste en quechua). Esta enfermedad es peruana y crea una sensación de trauma comunitario. Parece que todos los indígenas peruanos están afligidos por el trauma de la guerra civil, tanto si la vivieron o no. No es así para el resto de la población peruana y esa dicotomía se expresa profundamente a través de la relación entre Fausta y la mujer rica cuya casa limpia, Aída. Debido a sus diferencias de experiencia, tienen tipos de memoria completamente diferentes. 

La Teta Asustada

La memoria de Aida es totalmente individual. Durante una interacción con Fausta en un jardín, encuentran una muñeca antigua que los padres de Aida habían enterrado. Le dijeron que la tierra se la llevaría, pero no fue así, así que Aída declara que son unos mentirosos. Está claro que su recuerdo de los hechos es totalmente diferente al de sus padres sobre el entierro de la muñeca. Fausta, por su parte, afirma que incluso recuerda las violaciones de su madre cuando aún estaba en el vientre materno. Está claro que es el privilegio de Aída el que le permite crear su propia memoria. Para ella, su familia representa simplemente un linaje atrapado en el pasado. Utiliza un taladro eléctrico para pegar los cuadros de estos familiares fallecidos en su pared, donde permanecerán para siempre. No interactuarán con ella, sólo permanecerán en la pared. La relación de Fausta con sus antepasados es mucho más cíclica. Aunque su madre muere, ella sigue guardando una papa dentro de su vagina que viene a representar los miedos que su madre le ha transmitido. Su madre nunca murió realmente y las injusticias del pasado siguen afectando a Fausta y no a Aida. Aunque Aída parece ser un personaje mucho más dudoso moralmente que Fausta, nunca tendrá que soportar ese tipo de persecución. Los ricos de Perú nunca lo hacen.

La Papa

Al principio de la película, se revela que Fausta se ha insertado una papa en la vagina. Afirma que no es estúpida, ella sabe que no es un método anticonceptivo adecuado. Había oído hablar de una mujer que, durante el conflicto, se metió una papa en la vagina y eso evitó que la violaran. Más tarde, pudo tener una familia sana y feliz y no transmitió el trauma. La papa la protege de los supuestos violadores que la acechan. La papa también sirve como proceso de duelo, aunque sea poco saludable. Cuando su madre muere, la familia no puede enterrarla porque no tienen dinero. Esto también significa que su madre se queda en la casa, debajo de su cama. Mientras no pueda despedirse del cuerpo de su madre, que sigue en su propia casa, la papa permanecerá dentro de su cuerpo. La presencia de la papa nos recuerda que Fausta sigue viviendo en un estado de miedo constante. Cuando los brotes caen de su cuerpo o su cara se contorsiona debido a la incomodidad que le produce, recordamos cuánto miedo persiste en ella. Aunque la papa también es un símbolo ambiguo. 

La Teta Asustada

En una escena, su prima pela una papa de una sola vez y su tío declara que eso es una señal de buena fortuna y una vida larga. A partir de ese momento, sabemos que la papa no tiene por qué seguir siendo mala. Todo cambia para Fausta cuando su tío la obliga a comprender que tiene que dejar de vivir con miedo. Busca al jardinero de Aida, que siempre ha sido amable con ella. Él la lleva al hospital y por fin le sacan la papa. Poco después, entierra a su madre cerca del mar. El miedo ya no tiene una presencia opresiva en su vida. Esto se consolida cuando el jardinero le envía una planta de papa que ella olfatea con cariño en el último plano de la película. No ha olvidado a su madre y olerá la planta cada vez que quiera demostrar su amor por ella. Además, consolida una de las primeras amistades sanas con un hombre que Fausta ha tenido en su vida. Ahora Fausta puede emprender una nueva etapa de su vida sin olvidar a las personas que la formaron.

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s