Prisioneros de la Tierra: Un Cuento de Ironía Inescapable

For the English version, click here

Sinopsis

Basada en 1915, Prisioneros de la Tierra (1939) se centra en un contratista despiadado que seduce y obliga a los hombres a realizar trabajos forzados en una plantación de yerba. Las injusticias y la crueldad son observadas por un médico borracho y su hija y pronto crean una situación insostenible.

A principios de la década de 1930, el negocio cinematográfico argentino apenas existía. Países como México y Brasil producían la mayoría de las películas latinoamericanas y la política inestable del país hacía pensar que la Argentina nunca sería lo suficientemente robusta como para sostener una industria cinematográfica en auge. Sin embargo, en 1939, el gran escritor argentino Jorge Luis Borges escribió sobre la película: “Es superior ¡menguada gloria! A cuántos ha engendrado (y aplaudido) nuestra resignada república. Es también superior a la mayoría de los que últimamente nos han enviado California y París. Rasgo increíble y cierto: no hay una escena cómica en el decurso de este film ejemplar… En escenas análogas de otros filmes, el ejercicio de la brutalidad queda a cargo de los personajes brutales. En “Prisioneros de la tierra” está a cargo del héroe [Esteban Podeley] y es casi intolerable de eficaz”.

Los Apoyadores de Perón Se Reúnen en Protesta de su Arresto (1945)

Prisioneros de la Tierra lo cambió todo. A diferencia de Allá en el Rancho Grande, no se trata de un musical optimista que niega la necesidad de un Estado benévolo.  Realizada bajo un estado controlado por el PRI, la película mexicana sigue la idea conservadora de la época de que la revolución ya no es necesaria y que ha llegado una sociedad capitalista y justa. La Argentina de esta época era un lugar muy diferente. El contexto político y económico de Argentina no era favorable para el desarrollo de una industria cinematográfica, pues coincidió con lo que los historiadores llaman la Década Infame (1930-43). 

Fue un período caracterizado por elecciones fraudulentas concebidas para impedir que Hipólito Yrigoyen y su Partido de la Unión Cívica Radical recuperaran el poder político, por una corrupción generalizada y por una política económica que pretendía satisfacer a dos grupos: la oligarquía terrateniente y los trabajadores, pero que a menudo fracasaba en este último. En esta época, Juan Perón fue ganando popularidad entre estos trabajadores que se sentían abandonados por su gobierno corrupto. Ejercería el poder del Estado para regular la economía y poner en un pedestal a sus obreros partidarios, pero eso llegaría un par de años después de esta película.

Prisioneros de la Tierra

En toda América Latina crecía la necesidad de que la anarquía de su sociedad fuera erradicada por un Estado benévolo. Autores de todo el continente hicieron de esto el tema de sus libros. La región de Misiones que aparece en la película la relaciona con autores contemporáneos de obras regionalistas, sobre todo con Horacio Quiroga (cuatro de cuyos relatos, de gran complejidad psicológica, adapta la película), pero también con José Eustasio Rivera, cuya novela de 1924, La Vorágine, denuncia la explotación de los trabajadores del caucho en las selvas tropicales de Colombia. Escribían sobre una hermosa tierra condenada a ser explotada por el capital extranjero.

Este es el conflicto principal de la película. Kohner es un argentino de ascendencia alemana que seduce a los hombres con la promesa de riqueza o los lleva por la fuerza a su plantación de Yerba. Estos hombres no reciben ninguna riqueza. En una de las secuencias iniciales, uno de los trabajadores recibe un pagaré en lugar de dinero en efectivo. Esta práctica, muy habitual en 1915, cuando se ambienta la película, fue declarada ilegal en 1925, pero continuó hasta la década de 1940, cuando el gobierno de Perón aplicó finalmente las disposiciones de la ley de 1925. El mensaje político de la película para los espectadores contemporáneos es, por tanto, que Argentina necesita un Estado benévolo que esté dispuesto y sea capaz de proteger los derechos de los trabajadores como Esteban contra los excesos de los despiadados capitalistas extranjeros y sus representantes locales como Kohner. 

Prisioneros de la Tierra

El director, Mario Soffici, crea una tierra desprovista de gente buena y poderosa. Es una tierra mística, hermosa y aprisionante. Incluso los ricos están presos. En una serie de escenas impactantes, vemos a Kohner en su despacho escuchando música clásica alemana y lamentando el hecho de no poder ir a la patria de su padre y estar atado a este país abandonado por Dios. De forma poco irónica, parece olvidar que es él quien crea las condiciones de miseria. Y, sin embargo, sus penas tienen sentido. La hija del médico, Chinita, comenta más tarde que está condenada a no conocer el amor debido a su incomprensión de la tierra. La siguiente escena, sin embargo, se centra en la gente que este carcelero atrapado ha encarcelado. Vemos a los trabajadores o mensú en el barco mientras cantan una canción en guaraní (no en alemán ni en español) sobre cómo el mensú está condenado a sufrir por el exceso de trabajo a menos que llegue una mujer a curarlos. No importa la posición que ocupes ni el idioma que hables, no puedes escapar de esta hermosa e inquietante tierra.

Todos son prisioneros. Esteban, nuestro heroico protagonista, está endeudado e incluso cuando paga su contrato, los superiores mienten para mantenerlo en la plantación. Kohner es condenado a una vida solitaria y dictatorial en la plantación. Pero es el médico, quien representa la verdadera personificación de este encierro. Tras años de intentar remediar los males de los habitantes de esta tierra, se ha convertido en un alcohólico nihilista. Es un borracho empedernido quien sabe que ningún esfuerzo que haga lo sacará de allí. Ve a hombres como Esteban y Kohner como ilusos con la idea falsa de que pueden salir. Su hija, Chinita, en cambio, personifica la naturaleza bella y destructiva de la tierra que seduce y destruye a los hombres.

Prisioneros de la Tierra

En un momento dado, cuando Esteban está enfermo, ella se le aparece y, en su visión borrosa, parece como una Virgen María, dispuesta a salvarle. Sin embargo, casi al final de la película, el padre de Chinita se encuentra en medio de sus alucinaciones de paranoia inducidas por el alcohol cuando ve su figura borrosa y piensa lo peor. Agarra un palo y la golpea en la cabeza, matándola a ella y a la última esperanza que tenía. Esta es la última señal de que nadie va a poder salir de la plantación. El médico está debilitado por la pena y lo más cerca que está Esteban de un cambio real es cuando organiza una huida masiva. Los trabajadores huyen mientras él se limita a cambiar los roles con Kohner, golpeándolo con un látigo hasta que muere. Cuando se entera de la noticia de su amor, Chinita, no puede escapar. Decide morir donde ella murió y es abatido por los hombres de Kohner. A los ojos de Soffici, ésta es la maldición de Argentina. Tal vez podamos invertir los papeles entre opresores y oprimidos, pero en su estado actual, el país no puede esperar ningún cambio real. Estarán condenados a una existencia en una tierra hermosa y cruel.

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s