Yo, La Peor De Todas: La Lucha Eterna

For the English version, click here

Sinopsis

Yo, La Peor De Todas (1990) sigue a la famosa poeta y monja mexicana Sor Juana Inés de la Cruz. A la llegada del nuevo virrey y arzobispo, su predilección por la rebeldía y el pensamiento individual despierta pasiones y desaprobaciones con la misma intensidad.

La directora argentina María Luisa Bemberg se convirtió en una realizadora aclamada internacionalmente con Camila, la historia de una mujer, cuya lucha por el amor y la igualdad la convirtieron en una mujer avanzada para su época. Estrenada en un momento en que Argentina estaba renaciendo tras el final de una larga y brutal dictadura, la obra de época de Bemberg no era un pedazo de historia cargada de trajes anticuados, sino una historia con la que las mujeres latinoamericanas modernas podían identificarse de un modo que no podían prever. Bemberg hablaba a menudo de cómo sus películas pretendían despertar la conciencia sobre la condición de la mujer a lo largo del tiempo. Con cualquier otro director, uno supondría que la historia de una monja barroca mexicana sería un aburrimiento lleno de datos, pero con Bemberg, abandona las convenciones del biopic tradicional para crear una historia de opresión femenina que trasciende el tiempo.

Parte del aspecto atemporal de esta película se debe a circunstancias prácticas. Bemberg tuvo la oportunidad de producir la película en México, pero por miedo a perder el control del guión decidió rodar en Argentina. Renunciando a los escenarios auténticos sólo utilizables en México, la película se escenifica de forma bastante artificial con el uso de sombras o una arquitectura algo simple que parece fuera de lugar en un palacio o convento barroco. Aunque Bemberg no incluye ropa ni diálogos abiertamente fuera de lugar, tampoco es abiertamente barroca. De este modo, las mujeres modernas de toda América Latina pueden sentirse identificadas con la historia de esta mujer poco convencional que, a primera vista, puede parecer una figura distante y poco llamativa.

Yo, La Peor De Todas

Para convertir a Sor Juana en un símbolo de la feminidad moderna, Bemberg decide ignorar algunos hechos de su vida y centrarse no sólo en su rebelión, sino en su rebelión secular. La Sor Juana de Bemberg no es una monja piadosa que confía ciegamente en la palabra de Dios, como muchos espectadores podrían haber supuesto. Bemberg muestra el componente subversivo de convertirse en monja. El mejor ejemplo es una conversación que Sor Juana tiene con la Virreina mientras, según los protocolos del convento, se encuentra entre rejas. La Virreina cuestiona su necesidad, pero Sor Juana insiste en que su presencia es engañosa. El convento es el lugar más libre que existe. Del mismo modo, su trabajo como monja le permite más libertad de la que podía disfrutar una mujer casada y sofisticada de la época. En un flashback de su infancia, convertirse en monja es una opción más aceptable para Sor Juana, quien originalmente decidió vestirse de hombre para poder ir a la universidad. Cuando su madre la regaña, ella declara tranquilamente que, ya que no puede vestirse de hombre, se vestirá de monja.

En conversaciones con la Virreina y con su madre, Sor Juana reitera cuánta libertad tiene. No tiene que soportar a un marido indiferente ni a unos hijos dependientes. Sus hijos son su telescopio, su reloj de sol y sus libros. Su apetito voraz por el arte es contagioso y el resto de su convento participa en obras escritas por ella, se visten con trajes elaborados y actúan sátiras graciosas que incluso el virrey tiene que admitir que no tienen nada parecido en Madrid.

El contraste visual entre el mundo femenino de Sor Juana y el mundo masculino exterior es muy marcado. El convento se presenta como un lugar luminoso lleno de alegría, risas y pensamientos. La escena inicial de la película entre el virrey y el arzobispo está rodada casi en la oscuridad, con un aire de confrontación y violencia. Como monja, Sor Juana no huyó del mundo real ni a los brazos de la tradición patriarcal, sino a un mundo separado de esta violencia insidiosa. Sus razones para entrar en el convento se debían a una necesidad secular de aprender lejos de las distracciones de los hombres. Su objetivo original era convertirse en dama de compañía e incluso impresionó a los hombres y mujeres de la corte con su conocimiento de todas las cosas. Sin embargo, sus encuentros con estos hombres, uno de los cuales la besa para enseñarle algo que no puede obtener en los libros, le aburren. Como monja, puede aprender más.

Yo, La Peor De Todas

Su vida puede parecer diferente, pero sus motivaciones son universales. Incluso cuando es difícil de ver para Sor Juana, la Virreina lo ve. Ella muestra que Sor Juana está encerrada en un convento mientras que ella en un palacio, Sor Juana debe seguir la regla de Dios y ella el protocolo, y finalmente, ella se casó a los 20 años y Juana entró en la orden a esa misma edad. Su relación abre el debate entre el público moderno y da pie a una historia alternativa, quizá ligeramente ficticia, de México. Al principio de la película, la virreina, absolutamente cautivada por el ingenio y la pasión de Sor Juana, le regala una corona de plumas de quetzal, el ave sagrada de México. Sor Juana se la pone y, bromeando, se refiere a sí misma como Moctezuma aceptando un regalo de la corona. Su relación, entre colonizador y colonizado, es realmente una de colaboración y no de opresión. Aunque no hay pruebas históricas de ello, Bemberg incluso afirma que esta relación fue frustrada pero romántica. Puede que su historia no sea fiel a la realidad, pero nos ofrece un atisbo del tipo de utopía que nace de las estrechas relaciones femeninas.

También representa el deseo del propio Bemberg de comprender la historia de la lucha de la mujer. Al dar a la Virreina el nombre falso de María Luisa (la suya), Bemberg quiere insertarse en la historia. Cuando la Virreina le pide a Sor Juana que se quite el velo y posteriormente la besa, destapa la propia necesidad de Bemberg de desvelar a Sor Juana, la mujer detrás del hábito. Su relación abre nuevas vías en la forma en que percibimos a Sor Juana. Como declara la Virreina, es más poeta que monja, más monja que mujer. Esto incluso convierte sus poemas de amor, comúnmente vistos como ejercicios de forma, en algo destinado a alguien especial, lo que provoca la ira de los hombres que la rodean. Este machismo ha sobrevivido a lo largo del siglo XVII y hasta el presente en América Latina. Cuando dio un discurso en Inglaterra en 1992, Bemberg se refirió a este fenómeno latino diciendo: “Estas tierras nos dieron un particular tipo de hombre, un triste arquetipo llamado machismo, que es una actitud que mezcla jactancia, indiferencia, misoginia y estupidez”. 

Yo, La Peor De Todas

Muchos dedos pueden señalar al Arzobispo por su odio caricaturesco hacia las mujeres, necesitando quemar incienso para deshacerse del olor de las mujeres después de hablar con ellas, pero son los aliados los que crean las formas más insidiosas de opresión. Los supuestos amigos de Sor Juana publican sus escritos sin consentimiento, a diferencia de la Virreina. Según Bemberg, el mayor crimen que ha cometido el hombre es que han “canibalizado la feminidad e intentado hablar por ambos”. Les gusta la voz de Sor Juana pero elogian igualmente su capacidad para callarse sobre cosas que no debería leer y su confesor incluso la abandona, guiándola más tarde para que se deshaga de sus libros así como de sus propios recuerdos. Es un condicionamiento psicológico que se impone a todas las mujeres. Estos pequeños comentarios convierten a las mujeres en criaturas dóciles y culpables. Cuando comienza la peste, las monjas se flagelan pidiendo perdón. Incluso Sor Juana acepta deshacerse de sus libros y en su confesión final declara “yo, la peor de todas”. Es un final trágico y solitario que sólo pudo ser precipitado por el flujo constante de control y crítica creado por hombres demasiados asustados para ayudar a una amiga.

Pero ésta no es una historia sobre cómo los hombres siempre ganan. Los créditos finales revelan que Sor Juana llegó a ser conocida como una de las poetas más importantes del Siglo de Oro español. Nos asomamos a ese futuro cuando, el mismo día en que la Virreina se entera de que va a dejar México, Sor Juana da su última clase a las colegialas del convento. Su última lección es que la percepción no fue dada en vano por Dios y que fue otorgada en medida igual a hombres y mujeres. Luego, con claridad de pensamiento, se da cuenta de que no volverá a ver a las niñas y les pide que se acuerden de ella. No se puede subestimar el doble significado de esta lección y de esta súplica. Incapaz de declarar su amor romántico y su aprecio a la Virreina, imparte en cambio una lección a estas jóvenes. Quizá ellas puedan hablar libremente cuando llegue su hora. Quizá la próxima generación de mujeres directoras pueda levantar aún más el velo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: