Río, Zona Norte y la Historia Sórdida de la Samba

For the English version, click here

Sinopsis

Rio, Zona Norte (1957) es un tipo de secuela espiritual de Río, 40 Graus. Ambientada en las favelas de Río de Janeiro, la película es narrada a través de una serie de flashbacks después de que Espirito, un talentoso escritor de samba negro, sufra una lesión fatal tras caer de un tren. Espirito comienza como una optimista estrella de la samba y acaba siendo hundido por el mundo corrupto y racista de los músicos de élite de Brasil.

Tras el éxito de la crítica con Río, 40 Graus, el director Nelson Pereira dos Santos se convirtió en uno de los cineastas más interesantes para mirar en Brasil. Y todavía no había terminado de derribar las instituciones de la sociedad y el cine brasileño. Río, Zona Norte se centra especialmente en la chanchada, un género cinematográfico originario de Brasil. Las chanchadas tuvieron su época de oro entre los años treinta y cincuenta. Eran comedias musicales con elementos de crimen y ciencia ficción, pero nunca fueron los favoritos de los críticos. El término chanchada hace referencia a lo que los críticos consideraban el espectáculo vulgar del género. Aun así, siempre tenían éxito comercial. Como señaló el periodista Sergio Augusto, “con su humor casi siempre ingenuo, a veces malicioso y hasta picante, la chanchada se impusó como entretenimiento para el pueblo”. 

Carmen Miranda, que empezó en Chanchadas

A pesar de la influencia del cine estadounidense, las chanchadas solían ser esencialmente brasileñas, tratando problemas cotidianos y haciendo humor en un lenguaje fácil de entender. La estructura del género era sencilla: un hombre y una mujer jóvenes se meten en un lío; el cómico trata de protegerlos; el villano ataca y es posteriormente derrotado. Sin embargo, esta visión binaria de la sociedad brasileña tenía que romperse y examinarse. Río, Zona Norte puede parecer como una chanchada al público brasileño debido a su banda sonora de samba así como a su estrella, Grande Othelo, una estrella cómica del género, pero presentaba una estructura muy diferente.

En particular, Pereira dos Santos insertó mensajes neorrealistas en el escenario de la chanchada, haciendo un género único. A diferencia de otras películas neorrealistas, ésta se centra en la miseria de los pobres, así como en la comodificación de su propia cultura popular. Es una película singular que quizá comparta el mismo escenario que su película anterior, pero que conlleva un tono muy diferente. En general, Río, 40 Graus es una película sobre cómo la tragedia y la alegría existen con la misma intensidad y tiempo y definen la identidad brasileña. Rio, Zona Norte lleva consigo el espectro de la muerte y no ve la batalla entre la alegría y la tragedia como un equilibrio, sino que ve la violencia y la tragedia como una sombra que supera el bien.

Rio, Zona Norte

Esto queda claro en el primer plano de la película. Al igual que Río, Zona Norte, comienza con un travelling de Río que termina en la favela. Parece bastante inocuo hasta que descubrimos lo que era. Al final de la película, nos damos cuenta de que esa era una toma POV de Espírito observando la ciudad desde el tren del que se caería y moriría. Un plano aparentemente normal se convierte de repente en algo violento y trágico. La violencia se consolida aún más en la primera escena de baile. Es alegre y divertida hasta que un hombre amenaza a una mujer con un cuchillo de forma inesperada. La violencia y la inutilidad de luchar contra ella se personifican especialmente en la relación de Espírito con su hijo, quien se ve envuelto en el mundo criminal. Tras una lucha prolongada para salvar a su hijo, el conflicto desemboca en un clímax en el que Espírito es atacado por la banda de su hijo, y su hijo es posteriormente asesinado por ellos para intentar proteger a su padre. Incluso los de corazón puro se enfrentan a caídas poco ceremoniosas.

Aunque Zona Norte es más oscura que 40 Graus, las películas tienen mucho en común, sobre todo en la forma en que enmarcan el racismo como una lucha de clases y en que atacan el mito de la democracia racial. Acuñado durante el Estado Novo por el sociólogo brasileño Gilberto Freyre, el término se utilizó para describir las relaciones raciales en el país. Denota la creencia de que Brasil escapó al racismo debido al mestizaje y la movilidad social. En otras palabras, no hay fronteras raciales en el país. Todos los brasileños son iguales. Los fracasos de la supuesta democracia racial se expresan a través del viaje que hace Espírito con la primera canción que interpreta en la película. Espirito canta, “Le tiré los tejos, pero aún así / no le importó / y me dijo que fuera a la escuela / para aprender el abecedario / le contesté / morena, ven a enseñarme / morena, ven aquí”. El personaje de la morena es elusivo y también la imagen perfecta de la democracia racial como hermosa mujer mestiza.

Rio, Zona Norte

El camino hacia el éxito está ligado a esta canción y a este símbolo. Estas mismas palabras que escribió aparecen más tarde en la película sonando en la radio. Parece genial, pero son interpretadas sin su crédito. Los simpáticos entusiastas de la samba blanca le han robado y, además, han propagado un mito racista y clasista. El único consuelo que encuentra Espirito en la canción viene cuando sus amigos la cantan con él. Es el único gesto de reconocimiento que puede obtener porque es de sus amigos de la clase trabajadora. Así como los negros de la clase obrera son aliados, los blancos burgueses son todos antagónicos. Incluso en los flashforwards en los que Espirito se encuentra en su momento más vulnerable tras caerse del tren, la mayoría de los blancos lo siguen explotando. Le despojan poéticamente de sus cosas, que sólo contienen letras de samba, y en el hospital lo esperan ambulancias retrasadas y médicos con pinta espantosa.

El final es donde vemos la mayor ambivalencia de este proceso. Después de que se aprovechen de él por última vez, Espirito jura que no volverá a ocurrir. Sube solemnemente a un tren, se inspira y escribe una canción con la letra “Es mi samba y la de Brasil también”. La regala al mundo, pero sigue siendo su dueño. Todo va bien cuando se cae del tren y el público siente una de estas dos cosas: desesperación porque su canción se ha perdido para siempre o alegría porque esta canción no puede ser robada. O lo uno o lo otro. A este acontecimiento le sigue otro igualmente ambivalente. Cuando Moacyr, el supuesto amigo de Espirito, llega al hospital y lo encuentra muerto, le pregunta al amigo de Espírito si alguien conoce sus sambas. El amigo se asiente y, de nuevo, podemos sentir una entre dos cosas: alegría porque su música seguirá viva o desesperación porque será explotado incluso en la muerte. 

Teniendo en cuenta este final deprimente del tipo “elige tu propia aventura”, no es extraño que la película no haya sido tan aclamada por la crítica como 40 Graus. Algunas críticas son válidas. Zona Norte se mueve a un ritmo más lento que 40 Graus, pero la desesperanza de este retrato brasileño puede haber sido difícil de tragar. Puede que 40 Graus y Zona Norte compartan el mismo plano final, una lenta panorámica sobre el centro de la ciudad de noche desde las favelas, pero transmite un tono muy diferente. Río, Zona Norte dice más sobre la ignorancia y la violencia en la identidad brasileña y la futilidad de su dolor. A veces, este dolor ni siquiera puede convertirse en arte y, si lo hace, tal vez quiera preguntarse quién se lo ha traído.

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s