Él: Buñuel & El Deterioro del México Tradicional

For the English version, click here

Sinopsis

Él (1953) es la historia de Francisco, un mexicano rico y sexualmente reprimido que se obsesiona con una mujer llamada Gloria después de verla durante un servicio religioso. Ignora todos los obstáculos, incluyendo a su prometido, y se casa con ella. A medida que su matrimonio avanza, él se vuelve cada vez más posesivo y violento hasta que Gloria consigue finalmente escapar con su ex prometido.

Como detallé en mi artículo anterior sobre Aventurera, la relación de México y el resto de América Latina con los Estados Unidos estaba cambiando rápidamente. Los Estados Unidos estaban cada vez más envueltos en la paranoia de la Guerra Fría y dejaban de lado a sus socios latinoamericanos. Sin la benévola figura patriarcal de los Estados Unidos ni en la política global ni en el cine, los directores y autores mexicanos tuvieron que mirar hacia otro lugar.

América Latina se desprendió de su política corporativista estadounidense y empezó a inclinarse más hacia el liberalismo económico y la democracia representativa, y en el mundo del cine, empezó a mirar hacia Europa. Anteriormente, las películas de la región eran melodramas y comedias de poca importancia y que sólo hablaban de las tensiones superficiales de su sociedad. En la década de 1950, las películas que abordaban temas sociales y psicológicos de forma más directa y con formas cinematográficas innovadoras encontraron a un público receptivo, especialmente en los crecientes centros urbanos. Con la creciente admiración por directores como Bergman y Rossellini en los grupos cinéfilos urbanos en ciernes, América Latina vio un aumento en el cine neorrealista y de arte.

Luis Buñuel

En este punto entra en juego el director surrealista internacionalmente aclamado, Luis Buñuel. Buñuel nació en Aragón, España, y mientras se codeaba con algunas de las mentes más brillantes de su generación, como Salvador Dalí y Federico García Lorca, dirigió algunas de las películas vanguardistas más importantes y fundacionales. Su trabajo en Europa, como L’Age D’Or y Un Chien Andalou, ofreció al mundo una emocionante imaginería surrealista, junto con ataques fervientes a la Iglesia y a los burgueses. Después de abandonar España en 1937 debido a la creciente violencia de la guerra civil, Buñuel osciló entre los Estados Unidos y Francia antes de establecerse en México. Una de sus primeras películas en México, Los Olvidados, combinó la imaginería surrealista con los horrores neorrealistas y logró el premio al mejor director en el Festival de Cannes. 

Su siguiente película importante de esta época de su carrera es Él. Mientras que Los Olvidados se centraba en las vidas turbulentas de los jóvenes pobres de México, esta película critica la masculinidad tóxica y la represión de los burgueses del país. Francisco es un virgen reprimido que trata de recuperar las tierras apropiadas que le pertenecen a su familia. En un México posrevolucionario que adopta una política más liberal, ¿puede existir este tipo de hombre? Para responder a esta pregunta, Buñuel construye un relato edípico sobre la lucha por convertirse en un hombre mexicano fuerte y tradicional y la regresión inevitable de un hombre castrado. Se nos presenta por primera vez a Francisco en una ceremonia de baño de pies en su iglesia y parece incapaz de dejar de mirar los pies de los jóvenes. Está claro que está inmerso en una batalla contra su propia sexualidad que se aplaca momentáneamente cuando se distrae con las largas piernas de una misteriosa feligresa, Gloria. Para él, ella será la clave.

Él

Ante la pérdida de sus tierras, las tensiones sexuales insostenibles entre su criado Pablo y sus inminentes deberes patriarcales de producir herederos para esta importante familia mexicana, necesita un salvador y hace cualquier cosa para conseguirlo. De este matrimonio nace una trayectoria edípica inversa. Gloria es para él una salvadora tipo Madonna que le consuela como a un niño y con la que parece tener muy poco química sexual. Las figuras paternas en su vida son eliminadas sumariamente tras su unión. Raúl, el ex prometido de Gloria y rival de Francisco, es un burgués trabajador cuya sola existencia lo emascula y enfurece. Mientras tanto, el cura, una especie de padre santo, le prohíbe actuar según sus deseos homosexuales. Tanto la economía moderna como el catolicismo tradicional debilitan a Francisco.

Siguiendo esta historia de Edipo a la inversa, Francisco se vuelve sexualmente atrofiado y cada vez más violento. No toca a Gloria en su noche de bodas. En vez de eso, la interroga viciosamente sobre su pasado con los hombres. Luego, cuando su criado Pablo le ofrece un tipo de confesión romántica, intenta ir al dormitorio de Gloria, pero en su lugar se sienta, arranca una de las varillas que sujetan la alfombra y comienza a golpearla contra la barandilla a un ritmo creciente, casi como si se masturbara. Todos los actos sexuales de la película están enmascarados por una intensa violencia.

Él

Esta violencia se intensifica a medida que su impotencia continúa. Una vez que sus celos le consumen, advierte violentamente a Gloria que nunca debe revelar sus secretos y le dispara. Ella cae al suelo pero se da cuenta de que él estaba “disparando balas de salva”. La metáfora de Buñuel es todo menos sutil. A medida que avanza la película, sus intentos son cada vez más castrados. Su último acto de violencia se produce en un estado de paranoia y mareo en el que estrangula al cura tras confundirlo con Raúl. Este clímax hace que todos se den cuenta finalmente de lo desquiciado que está Francisco. La última vez que le vemos, Gloria y Raúl, ya casados, visitan un monasterio con su hijo, Francisco. Él los ve y comprende que tal vez tenía razón al estar paranoico sobre su reemplazo, pero ahora está resignado a su destino. El plano final le muestra zigzagueando por un pasillo, casi como si volviera a entrar en el vientre.

Estas imágenes freudianas están muy bien, pero ¿qué significan para el contexto político más amplio de México? Es importante señalar la frecuencia con la que la gente que rodea a Francisco, incluso la propia madre de Gloria, excusa sus acciones porque proviene de una familia respetada. En su luna de miel en su ciudad natal, Guanajuato, notablemente conservadora, ataca a un hombre porque cree que le está siguiendo. Cuando la gente se encuentra a los dos peleando, asumen que el otro hombre es el agresor y Francisco se sale con la suya. Sin embargo, cuando ataca al cura en Ciudad de México, la gente está más que dispuesta a detenerlo. Este golpe final también llega en un momento en el que ha perdido otro abogado en su búsqueda para recuperar su tierra familiar. Ya nadie va a dejar que siga con esta violencia.

Él

Es significativo que acabe en un monasterio de Colombia. El país acaba de elegir a su primer presidente de izquierdas el mes pasado. Al ser uno de los países más conservadores de América Latina, es el único lugar donde Francisco podría encontrar refugio. Quizá México se está convirtiendo en un país demasiado progresista para hombres como él. Ahora, desvinculada de este hombre paranoico, Gloria parece ser finalmente respetada por los hombres que la rodean. Tanto Raúl como el cura del monasterio la tratan con amabilidad. Antes, las personas que la rodeaban sólo le hacían creer que la ruptura del matrimonio era culpa suya. La pesadilla ha terminado por ahora. No podemos saber si hombres como Francisco pueden ser rehabilitados y devueltos a la sociedad. Por ahora, simplemente tendrán que arrastrarse de nuevo al vientre y esperar que la próxima vida sea más perdonadora. 

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s