María Candelaria y la Complicada Historia Racial de México

For the English version, click here

Sinopsis

María Candelaria (1943) comienza cuando una periodista joven pregunta a un viejo artista sobre el retrato de una mujer indígena desnuda que tiene en su estudio. En un flashback, se cuenta la historia de la mujer, María Candelaria. Rechazada por su propio pueblo por ser hija de una prostituta, María es protegida por su amante, Lorenzo Rafael, y los dos se enfrentan a muchos obstáculos, entre ellos el de ahorrar suficiente dinero para casarse. A través de una serie de malentendidos y crueldades desastrosas, María acaba muerta, con el cuadro como el único recuerdo de su existencia.

Hemos visto en los años 20 y 30 cómo los países latinoamericanos se iniciaron y se convirtieron en fuertes rivales de Hollywood. Sin embargo, esta calidad y éxito no se tradujeron en un amplio reconocimiento internacional, hasta que en 1943 se estrenó María Candelaria. Ganó premios en festivales importantes como el de Locarno y el de Cannes y fue protagonizada por Dolores del Río, una estrella mexicana de Hollywood, en un regreso triunfal a su país de origen después de que su carrera estadounidense había comenzado a decaer. También cimentó las técnicas e ideas de la Escuela Mexicana de Cine, creando posiblemente la primera estética nacional en el cine latinoamericano. Las principales figuras de esta escuela fueron el director Emilio Fernández, el director de fotografía Gabriel Figueroa, el guionista Mauricio Magdaleno y la editora de cine Gloria Schoemann. 

Emilio Fernández y Gabriel Figueroa

Su cine sintetizaba el melodrama de Hollywood y el muralismo mexicano (al estilo de ¡Que viva México! de Sergei Eisenstein) en una mitología nacional indigenista. Fernández estudió las películas de John Ford, lo que le llevó a preferir la iluminación chiaroscura y la composición en profundidad, algo que Figueroa también había aprendido como alumno del director de fotografía Gregg Toland, famoso por Citizen Kane. De Eisenstein, cuyos rushes y fotogramas de ¡Que viva México! Fernández y Figueroa estudiaron detenidamente, el equipo adoptó el encuadre de los sujetos indígenas como elementos orgánicos del paisaje natural, pero no el montaje dialéctico de la película dentro y entre planos, ni su historiografía marxista. Esto creó un tipo de cine totalmente nuevo en México.

Vemos esta síntesis muy claramente en María Candelaria. La primera escena pasa rápidamente de las antiguas esculturas mexicanas al rostro de una modelo indígena en una clase de arte. Esta es una referencia clara a la secuencia inicial de ¡Que viva México! en la que los rostros de las esculturas indígenas contrastan con cortes rápidos a los indígenas mexicanos modernos. Las dos películas utilizan estos métodos para romantizar la belleza natural del México precolombino. Mientras que ciertos métodos e ideologías cinematográficas están fuertemente influenciados por Eisenstein, los personajes son puro John Ford. María Candelaria y su amante, Lorenzo, parecen como dos miembros perdidos de la familia Joad. Su lucha es honorable. Todo lo que quieren es vivir una vida sencilla en su propia tierra, pero fuerzas mayores que las suyas, como la chismosería de un pueblo y la crueldad de los ricos, conspiran contra ellos.

María Candelaria

Los dos representan la visión complicada que Fernández y sus contemporáneos tenían de los indígenas en su sociedad moderna. María y Lorenzo son personas increíblemente honorables. No se les describe como habitualmente lo hacen con los indígenas, como criminales odiosos. Toda la criminalidad en la que se involucran, es en realidad forzada por las circunstancias. Cuando Lorenzo roba a Don Damián, es sólo para conseguir quinina para tratar la malaria de María y para comprarle un vestido de novia. También representan las luchas de los pueblos indígenas de todo el mundo. Debido a la vergüenza de la profesión de la madre de María, Lorenzo siente que deben mudarse a un lugar donde puedan ser libres por fin. María tiene dudas. En una escena impactante, recoge la tierra y declara que es la suya y que nunca deben abandonarla. La fuerza solitaria y el honor de María la convierten en la belleza ideal de México. El pintor de la película la describe como alguien que tiene la belleza de las princesas del México precolonial. María es la gloria que fue México.

Esta representación, aunque positiva en algunos aspectos, nos obliga a ver a los indígenas, sin embargo, como una reliquia del pasado que no tiene lugar en nuestro mundo moderno. María y Lorenzo son salvajes nobles. Para lo buena que es María, es increíblemente ingenua y necesita a otros hombres blancos más amables e inteligentes para que la ayuden en la vida. Cuando Lorenzo roba las medicinas y el vestido y posteriormente es detenido, a María la toma totalmente por sorpresa. El hecho de que Lorenzo le haya regalado un vestido nuevo tan repentinamente no la hace saltar ninguna alarma. Mientras que la ingenuidad de María es encantadora, la ingenuidad y el atavismo de los otros campesinos indígenas son violentos y destructivos. 

Son estas personas las que matan a María al final por destruir el honor colectivo del pueblo cuando ven el cuadro y se equivocan al creer que ella ha posado desnuda. Pero es el personaje mestizo de la película, Don Damián, quien es el origen de los problemas de María. No le permite casarse y acapara los medicamentos que el Estado ha repartido para todos. Como mestizo, está confundido en su papel. No es un noble salvaje ni un blanco benévolo, por lo que maneja el poder con torpeza. Sólo ha aprendido la codicia del capitalismo, a diferencia de los blancos de buen corazón de la historia. El cura y el pintor son incuestionables en su benevolencia. A diferencia de los aldeanos, estos hombres no creen en las maldiciones y, a diferencia de Don Damián, ejercen su poder con generosidad. El cura utiliza el pensamiento y la filosofía moderna para enseñar a los aldeanos a aceptar a María aunque su madre fuera una prostituta. El pintor también proporciona a María medicinas y trabajo, pero los motivos de su generosidad no son, por desgracia, criticados por Fernández.

María Candelaria

El pintor parece hablar a menudo condescendientemente a Lorenzo y le dice que si le hubiera dejado pintar a María antes, nunca habría ido a la cárcel. Cuando María sale corriendo de la sesión de pintura porque no quiere aparecer desnuda, el pintor critica que esa actitud de los indígenas hacia la modernidad es la razón por la que nunca tendrán dinero ni civilización. Aunque el pintor está bien representado, ve a María como un objeto de un tiempo pasado que puede explotar para crear un arte significativo para la nación. Aunque es su pintura la que causa su muerte, nunca asume la culpa por ello. Lo considera un incidente muy desafortunado, pero no se muestra culpable. El cuadro en sí integra las ideas de la época sobre la raza, en concreto, La raza cósmica (1925), un ensayo largo del entonces secretario de educación y aspirante a la presidencia José Vasconcelos. 

“En la superficie”, escribe Joanne Hershfield, “Vasconcelos parecía celebrar al mestizo como la ‘quintaesencia del mexicano’. Escribió sobre la llegada de una nueva era en la que una fusión de razas y clases en América Latina culminaría en la creación de una raza mestiza, o lo que Vasconcelos llamó la ‘raza cósmica’. Sin embargo, mientras proclamaba celebrar la mezcla racial de los mexicanos, la tesis de Vasconcelos promovía la noción de que esta nueva raza surgiría como resultado de una ‘limpieza’ de la sangre indígena a través del mestizaje europeo. La ideología de Vasconcelos sobre la ‘fusión’ (compartida por muchos de sus contemporáneos) era, por tanto, en realidad una convicción poco disimulada de que las raíces precolombinas de México debían y acabarían siendo blanqueadas hasta su extinción”.

María Candelaria

Por eso, al final, por muy bella y dulce que sea María, debe morir, y el cuadro debe seguir vivo. Ese cuadro que tenía la cabeza de Dolores del Río (considerada europea en México) y el cuerpo de una mujer indígena, es el ideal de la raza cósmica, nada que ver con el mestizo, Don Damián. Esta transformación de la princesa maya en el ideal de la raza cósmica era lo que la película había estado construyendo desde el principio. Al principio de la película, el retrato de María de la Virgen de Guadalupe se cae, y el marco se rompe. Más tarde, la vemos rezando y aparentemente posando como la Virgen María. Cuando muere, Fernández hace que su cuerpo sin vida se parezca a la Virgen María. No habrá más Guadalupe y sólo habrá la Virgen María. La muerte de María Candelaria y, en efecto, la de todos los indígenas como ella, puede impulsar a las futuras generaciones diluídas hacia la modernidad.

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s