El Prisionero 13: La Revolución de Huerta

For the English version, click here

Sinopsis

El Prisionero 13 (1933) se centra en el coronel borracho Carrasco, cuya esposa Marta le abandona, llevándose a su hijo pequeño. Años después, Carrasco es ascendido a un rango superior de poder en medio de la Revolución Mexicana y acepta un soborno para liberar a un revolucionario, Felipe Martínez, de su ejecución. Carrasco pide que el revolucionario sea sustituido por absolutamente cualquier persona y, en un giro del destino, esa persona resulta ser su propio hijo perdido, Juan. 

Antes, en mi serie de blogs sobre Mexico, analicé el clásico de Fernando de Fuentes, Vámonos con Pancho Villa. Esta película clásica capta las decepciones de la revolución y las desventajas de la masculinidad tóxica y, afortunadamente, no es la única película de este tipo. Esta es la última parte de una trilogía sobre la Revolución Mexicana de De Fuentes que veré y comentaré esta semana y la siguiente. Esta primera parte de la trilogía se centra en los hombres e ideales de Victoriano Huerta. Aunque muchos líderes de la Revolución Mexicana reciben la misma cantidad de amor y odio, a la mayoría de los mexicanos no les gusta Victoriano Huerta.

Victoriano Huerta

Victoriano Huerta (1854-1916) fue un general y líder político mexicano que, en 1913, derrocó al primer gobierno que surgió de la Revolución Mexicana y se convirtió en el ejecutivo de un régimen contrarrevolucionario. Aunque Huerta nació con padres indios huicholes, comandó la campaña militar que aplastó la resistencia de los indios mayas en 1901. Cuando el régimen de Díaz se derrumbó en 1911 y el dictador anciano se tuvo que exiliar, el general Huerta comandó la escolta que acompañó a Díaz hasta Veracruz. Huerta aplastó a los campesinos seguidores de Emiliano Zapata. También asumió la presidencia provisional la noche del 22 de febrero de 1913, mientras el ex presidente Madero era asesinado.

Aunque no hay pruebas de la responsabilidad directa de Huerta en los acontecimientos trágicos, muchos creen que estuvo detrás de ellos. Por ello, los Estados Unidos se negaron a reconocer el régimen. El alcohólico Huerta se volvió mucho más opresivo. Tras la creciente impopularidad y la oposición militar, Huerta se vio obligado a dimitir en 1914 y murió dos años después, bajo custodia estadounidense.

Quienes hayan visto El Prisionero 13, habrán reconocido inmediatamente a este gobernante cobarde y borracho en las acciones del protagonista, el coronel Carrasco. Como ha observado John Mraz, “en la narrativa visual de la película, la presencia ubicua de una botella (Huerta era famoso por su alcoholismo) y un proyectil de artillería en el escritorio de Carrasco es una referencia constante al alcohol y al militarismo como estructuras definitorias de la presidencia de Huerta”. La película trata de plantear la pregunta: ¿Qué clase de hombres eran Huerta y sus seguidores? Observando la larga carrera de Huerta de traición a las causas importantes de su país, parece ser alguien que no necesitaba ser corrompido por el poder. Ya era egoísta. 

El Prisionero 13

El coronel Carrasco es exactamente igual. Nació sinvergüenza y morirá siéndolo. De Fuentes establece su arco como alguien que está condenado a llevar a cabo una tarea inmoral y fatal. El primer flashback de la película muestra a un joven Carrasco en la mesa con su hijo pequeño y su esposa agobiada. Ella declara que su abuso ha llegado al límite y que se irá con su hijo. Tratando de detenerla, él saca su pistola y es retenido… pero ¿cuánto tiempo podrá aguantar? Durante el proceso de divorcio, un colega suyo le dice que deje que su mujer se lleve a su hijo. Le dice que Carrasco no puede darle el amor y el apoyo que le da una madre, pero que no se preocupe, que lo recuperará cuando llegue el momento. Aunque este colega quiere decir que su hijo volverá a su lado para ser guiado, también podría significar que Carrasco volverá a encontrarse con él tal y como lo dejó… con una pistola en la mano. Carrasco está condenado a continuar su ya iniciado y destructivo camino en la vida. 

Así como los hombres malos están condenados a seguir siendo malos pero exitosos, De Fuentes también plantea que los hombres buenos de México están condenados a un destino trágico. Una de las primeras escenas en las que encontramos al hijo adulto de Carrasco lo muestra de pie frente a la ventana de su novia, declarando su amor. Es una escena bastante inocente, pero los efectos visuales son sorprendentes en su presagio.  Las ventanas de su novia están enrejadas y la imagen de este joven mirándola con las sombras de estos barrotes cubriendo su cara es inquietante al saber cómo acaba la película. Su viaje terminará con él entre rejas. Aunque es un joven de buen carácter, estará condenado a estar siempre fuera, mirando hacia adentro.

El Prisionero 13

Toda la película no sólo comenta sobre el destino de los héroes y los villanos del México de Victoriano Huerta, sino lo que significa ser un hombre bueno y un hombre malo. Según De Fuentes, los malos son claramente los líderes y los buenos son los prisioneros. Cada grupo muestra ideas muy diferentes sobre lo que significa ser un hombre. Para Carrasco y sus hombres, una parte importante de este personaje se basa en la “masculinidad actuada”. A Carrasco le gusta rodearse de objetos que le den la apariencia de un hombre duro sin ninguna acción que lo respalde. Carrasco tiene un humidificador extremadamente fálico en su escritorio y cuando habla con la familia de un preso, se asegura de tener su látigo en la mano. Por fuera, parece como un hombre, pero sus acciones demuestran que no lo es. A diferencia de los presos, no puede admitir quién es. 

Los prisioneros muestran remordimientos por sus acciones. Saben que serán ejecutadas y afrontan la muerte con valentía. Cuando el Coronel se enfrenta a lo que es (un hombre que se aprovecha de mujeres desesperadas), no puede admitirlo. Las prisioneras se enfrentan a la muerte y a sí mismas mucho más fácilmente que Carrasco. Su valentía tampoco se limita al ideal caricaturesco de masculinidad de Carrasco. Encuentran la fuerza en su capacidad para aceptar al propio hijo de Carrasco, al que inicialmente creían ser un subversivo. Luego, en la escena de la ejecución, vemos una conversación sincera entre un padre y un hijo prisioneros que declaran su gratitud por poder morir juntos. Estos hombres son capaces de más ternura de la que Carrasco jamás conocerá.

Pero, ¿qué significa todo esto para nosotros? Esta película se hizo casi veinte años después de la muerte de Huerta, por lo que el peligro y el drama de su época eran una reliquia. Las imágenes finales de la ejecución en grupo sugieren lo contrario. Una vez que los hombres están alineados, un largo plano en travelling muestra a los militares apuntando con sus rifles no a los prisioneros, sino a nosotros. Esta violencia desatada en la época de Huerta es como la caja de Pandora. Ni siquiera Carrasco puede contenerla. En una escena de suspenso que muestra a Carrasco corriendo para salvar a su hijo, la cámara va y viene de la escena de la ejecución. Descubrimos que ni siquiera él puede detener estos engranajes. Todos debemos estar atentos.

El Prisionero 13

Si no fuera por la farsa del final, esta película sería una obra de arte inquietante. Desgraciadamente, la última escena que parece decir que todos los acontecimientos de la película fueron sólo un sueño inducido por el alcohol de Carranza, que posteriormente jura no beber, es muy floja. Tengo que suponer que este final se debió a la censura del gobierno ya que no va con la visión del resto de la película. Sin esta escena olvidable, la película destaca como una crítica necesaria contra el tipo de hombre que traiciona la causa de su pueblo pero no es lo suficientemente valiente para admitirlo.

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s