São Paulo, A Sinfonia da Metrópole: El Paulista de la Cámara

For the English version, click here

Sinopsis

São Paulo, A Sinfonia da Metrópole (1929) dirigido por el dúo de origen húngaro, Adalberto Kemeny y Rudolfo Rex Lustig, este documental examina la modernidad latinoamericana en este retrato de la ciudad más poblada del continente.

En los años veinte, el cine no sólo se convertía en un punto de entretenimiento. En algunos países, el poder del cine como una fuerza política y unificadora se estaba haciendo realidad, no más que en la URSS. El propio Lenin dijo: “Eres famoso como un mecenas de las artes, entonces debes recordar firmemente que el cine para nosotros es la más importante de las artes”. Fue en este ambiente, en el que se daba prioridad al cine, donde se crearía la inspiración de São Paulo, A Sinfonia da Metrópole.

El Hombre de la Cámara

En esta época del cine soviético hay dos que se destacan. Una es El Acorazado Potemkin y la otra es El Hombre de la Cámara. Dirigido por Dziga Vertov, este documental revolucionario sigue a un camarógrafo que deambula por Moscú, Járkov, Kiev y Odesa, captando la vida urbana y el poder de una clase obrera unificada. El estilo de Dziga Vertov se convirtió en una forma de propaganda extremadamente eficaz porque revolucionó la forma en que la gente veía el cine. La película no discrimina y crea una representación equitativa para los burgueses y los proletarios de Rusia. No utiliza intertítulos. El burgués no logra comprender la película mejor que el proletariado inculto. 

Vertov democratiza el proceso de filmación convirtiendo al camarógrafo y a su cámara en objeto de la película. El camarógrafo de Vertov es el personaje principal de su película y también intenta mostrar al público cómo funciona una cámara. Los cortes transversales entre las máquinas de las fábricas y el interior de la cámara muestran al proletariado que estas máquinas se parecen y que, por lo tanto, la cámara no es un objeto inimaginable de ceder.

El Hombre de la Cámara

Como dice Vertov: “Al revelar el alma de la máquina, al hacer que el obrero ame su banco de trabajo, el campesino su tractor, el ingeniero su motor, introducimos la alegría creativa en todo el trabajo mecánico, acercamos a la gente a las máquinas, fomentamos gente nueva”. 

Después de El Hombre de la Cámara, muchos otros directores de todo el mundo sintieron la necesidad de dedicar un largometraje a su ciudad natal como símbolo del lugar social y político de su país. Mientras que El Hombre de la Cámara de Vertov alababa la modernidad socialista de la Unión Soviética, otras películas como el retrato de París de Alberto Cavalcanti, Rien que les heures, criticaban las desigualdades sociales de la ciudad. Otras películas, como Manhatta y Berlín, Sinfonía de una Ciudad, retrataron sus respectivas ciudades como rápidamente modernizadas pero socialmente conservadoras. São Paulo, A Sinfonia da Metrópole pertenece definitivamente a esta categoría de películas. La gran diferencia entre São Paulo, A Sinfonia da Metrópole y las otras películas que ocupan esa categoría es que São Paulo no habla sólo de Brasil, sino de todo el continente latinoamericano. Habla de la muy discutida idea de lo que significa la modernidad latinoamericana.

São Paulo, A Sinfonia da Metrópole

Para los directores de origen húngaro de esta película, la modernidad y las máquinas en concreto se representaban como instrumentos líricos que armonizaban con el proyecto de la burguesía nacional emergente de una utopía racional y liberal. Las máquinas reforzaban una comprensión lineal del tiempo en la que el progreso se define como pasos incrementales hacia la consolidación de las relaciones sociales verticales y en la que la burguesía nacional está al mando. A diferencia de El Hombre de la Cámara, las máquinas no unen a la clase trabajadora para crear una sociedad más igualitaria, sino que ayudan a la burguesía a llevar una vida más cómoda. Las máquinas simplemente modernizan los viejos hábitos y costumbres, no los sustituyen.

Una de las primeras secuencias de la película muestra cómo una fábrica local de lácteos embotella la leche y cómo los conductores de la fábrica entregan esa leche a los burgueses cada mañana. Esto parece ser una alusión no tan sutil al “difunto” sistema de coronelismo. Este sistema proporcionaba cargos y favores a los coronéis locales que luego entregaban votos en las elecciones municipales y federales. Dentro de este acuerdo, São Paulo y Minas Gerais eran los estados más poderosos y dieron origen al nombre “Café con leche”, ya que São Paulo era conocido por su industria cafetera y Minas Gerais por su industria láctea. El sistema de coronelismo fue supuestamente eliminado en 1922, pero la película parece mostrar que está en plena vigencia. Las máquinas sólo han facilitado que los trabajadores sigan sometidos a las hambrientas clases altas.

São Paulo, A Sinfonia da Metrópole

La máquina parece borrar toda la diversidad de Brasil y no para mostrar el poder unificador de una sola clase, sino para borrar su cultura indígena y negra a favor de una personalidad más occidental. Esta idea se resume en una breve secuencia que gira en torno a la industria periodística de la ciudad. Mientras las máquinas publican los periódicos del día, aparece una pantalla dividida en la que el horizonte de São Paulo ocupa el centro de la pantalla, mientras las imágenes icónicas de París, Nueva York, Berlín y Chicago lo rodean.

En este retrato de Brasil no hay ningún indicio de cultura negra ni indígena. Existe simplemente como un centro del capitalismo. En este retrato de São Paulo, los directores muestran un continente que está despertando, literalmente. La película está filmada para mostrar los ritmos de un día en la ciudad comenzando con imágenes de calles vacías por la mañana. Parece que América Latina estaba sumida en un largo letargo y, para despertar, necesitaba desprenderse de su herencia no blanca y asimilarse. La asimilación y el capitalismo son probablemente los elementos visuales más definitorios de la película. Una secuencia muestra a un hombre solo vendiendo cosas en un carro y luego un corte brusco a un enorme mercado con muchos vendedores. Imágenes homogéneas de multitudes de gente blanca de clase alta llenan la pantalla. Incluso las escenas ambientadas en una prisión local muestran multitudes de hombres blancos que disfrutan del orden, de un trabajo duro pero satisfactorio en una fábrica y de muchas visitas familiares. En la cárcel y en el mundo libre, São Paulo se ve igual.

São Paulo, A Sinfonia da Metrópole

Las máquinas también están homogeneizadas. Los planos superpuestos reproducen múltiples imágenes del mismo tren o del mismo coche pasando por una calle concurrida. No hay nada muy especial en ellas, pero el hecho de que puedan existir en América Latina parece ser algo que los directores quieren destacar y aplaudir. El hecho de que estas imágenes, que parecen ser omnipresentes en una sociedad avanzada, puedan existir en Brasil hace que no se pueda cuestionar la modernidad del país. Cualquier otra imagen definitoria de la cultura específicamente brasileña, como la samba, habría rebajado su estatus.

Sólo en una escena tenemos un indicio de las desigualdades subyacentes que siguen existiendo en esta ciudad. Una secuencia corta muestra una mano incorpórea que da limosna a un mendigo hambriento de la calle, y luego un puñado de billetes a un hombre rico. Pero como la escena está enmarcada como un sueño, su crítica a la corrupción y a la desigualdad social resulta ineficaz. La modernidad y su definición era muy discutida en esta época en América Latina, pero esta película parece segura con su respuesta ingenua. La asimilación es la clave y la revolución tendrá que llegar otro día, si es que llega.

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s